domingo, 30 de octubre de 2011

¿Por qué lo pasamos bien pasándolo mal? Halloween

Estamos a sólo un día de la festividad conocida hoy como Halloween, pero los locales y tiendas ya hace días que están decorados con crucifijos, telarañas, calabazas, murciélagos y esqueletos, preparados para la celebración.

Supongo que muchos lo sabréis pero para quienes no... ¿de dónde viene esto de Halloween? ¿Se trata realmente de un "invento" norteamericano, de una "americanada" más?

Pues sí y no; me explico.

"Halloween" tal y como lo conocemos hoy, como una fiesta en la que los niños (y no tan niños) se disfrazan y van de casa en casa pidiendo caramelos bajo la amenaza del "trick or treat" (truco o trato), donde las casas se decoran con adornos "macabros", etc... sí que es algo que nos llega de los norteamericanos y de sus películas.
Sin embargo, el origen de la celebración es europeo, por lo que se podría decir que el concepto del Halloween comercial que tenemos la mayoría es una versión "tuneada" de lo que en un principio se celebraba aquí en el "Viejo Continente".

¿Y qué celebrábamos aquí? 

Bueno, todo parece apuntar a que "Halloween" (palabra que surge a partir de "All Hallows´ Eve" o "Víspera de Todos los Santos", la celebración cristiana) deriva de una fiesta pagana celta conocida como "Samhain".
Podéis leer sobre el Samhain y el paso de éste al Halloween en este enlace pero en resumen: Samhain era una celebración celta que festejaba el final del verano y el comienzo del invierno. Los celtas tenían la creencia de que ese día la barrera entre el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecía, por lo que la comunicación entre ambos grupos se hacía posible
Era costumbre dejar dulces fuera de las casas a modo de ofrendas (o que los druidas fueran recogiendo comida para luego ofrecerla a la divinidad) y colocar velas para ayudar a los difuntos a encontrar el camino a la luz. También realizar hogueras para alejar a los espíritus maléficos.
De la celebración original se ha mantenido lo de los dulces, representado ahora por los niños que van recorriendo casas pidiéndolos, y la simbología de la calabaza (usada por los druidas celtas antiguamente). Pero aparte de eso lo cierto es que la fiesta actual "americanizada" poco tiene que ver ya con la original más que por la relación con los muertos.


Es obvio que lo que atrae de Halloween es precisamente su parte más "mística", todo lo relacionado con el "Más Allá" y el supuesto "puente" que se establece entre ese mundo y el nuestro

¿Por qué ese interés por lo macabro?

Se trata de una pregunta que, aunque pueda parecerlo, no es fácil de responder, por lo que no voy a intentar hacerlo. Está claro que no todo el mundo siente esa atracción hacia la muerte o el mundo de los espíritus o lo sobrenatural, es más, son muchos los que lo rechazan por miedo, desinterés o repulsión, por lo que no puede decirse que el interés sea general. Pero sí que es algo que interesa a muchas personas, como puede comprobarse tanto por el éxito de libros y películas sobre vampiros, zombies, fantasmas... como por la existencia de programas de radio y televisión que cubren temas sobre el Más Allá, el contacto con los espíritus (médiums, tarot...) etc.
El interés (y el miedo) hacia la muerte y lo que pueda haber después es algo fácil de explicar; sabemos que todos vamos a pasar por ello tarde o temprano así que es lógico que nos preguntemos de qué va a ir todo eso ¿no?. Y lo bueno es que como no hay noticias "oficiales" y demostrables de lo que ocurre tras morir, el abanico de posibilidades es tan amplio como nuestra imaginación nos permita pensar. 

¿Pero por qué lo pasamos bien pasándolo mal? ¿Por qué nos gusta pasar miedo?

Otra pregunta de difícil respuesta.
Si me dieran un euro por cada vez que me han preguntado por qué escribo sobre vampiros o sobre asesinos (o sobre vampiros asesinos)... bueno, digamos que tendría dinero suficiente para mudarme a un castillo perdido en mitad del bosque y evitar así tener que seguir respondiendo a esa pregunta ;)
¿Por qué escribir sobre vampiros o zombies y no sobre unicornios, arcoiris y animalitos adorables que hablan y te ayudan a limpiar la casa? Pues no sé, a mí personalmente me resultan más atractivas las historias que consiguen desatar en mí emociones intensas, y por lo general las emociones más intensas son aquellas producidas por el miedo, las que proporcionan un  "subidón de adrenalina". 
¿Qué resulta más emocionante, montar en una noria o en una montaña rusa?
Esto explica que nos atraiga más lo que nos da miedo, porque es lo que provoca en nosotros una reacción mayor, aquello que nos saca de la monotonía y relativa tranquilidad a la que estamos acostumbrados.
Nos gusta pasar miedo, sí, pero hay que matizar esta respuesta: lo pasamos bien pasando miedo siempre y cuando en el fondo creamos que nos encontramos a salvo. Por lo general nadie lo pasaría bien si creyera que puede morir o resultar herido en el transcurso del suceso, pero cuando leemos o vemos una película en el fondo sabemos que nos encontramos a salvo. Aunque nos identifiquemos con los personajes que vemos o sobre los que leemos y hagamos propias sus emociones, nuestro subconsciente sabe que estamos a salvo de lo que a ellos les pase, por eso lo disfrutamos.
Pasar miedo nos gusta siempre y cuando podamos desconectarnos de ese miedo después de sufrirlo. Nos gusta poder escapar de la monotonía cuando sabemos que después podremos volver a ella.

Y es por eso que Halloween es una fiesta perfecta para todos aquellos que lo pasamos bien pasándolo mal, asustándonos o que disfrutamos dejando volar la imaginación y abriendo la mente a todos los misterios cuya respuesta no conseguimos ( y a menudo no queremos) encontrar.
Tanto si creemos en la celebración original, el Samhein, como en la versión moderna, Halloween, el caso es que ambas tienen en común el tema de la comunión de lo terrenal con lo sobrenatural. Ambas se basan en la importancia que los hombres siempre hemos dado a la muerte y a todo aquello que no podemos explicar. Y a todo cuanto desata en nosotros unas emociones que nos hacen romper con nuestra rutina y desconectar y abrir nuestra mente a lo desconocido.

Os deseo un feliz Halloween, Samhain y, sobre todo, ¡que lo paséis de miedo! :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...