viernes, 18 de noviembre de 2011

Drácula: Sensateces y estupideces (Parte 1)

Como ya sabéis (y si no ya os lo digo yo) estoy intentando publicar una novela de ficción cuyo argumento está muy relacionado con el Drácula histórico (Vlad el Empalador) y también con la conexión que se ha establecido entre él y el Drácula ficticio (el Conde Drácula de la novela de Bram Stoker).

Vampire, by Forget666
A pesar de que el tema de los vampiros sigue de moda (por mucho que algunos intenten negarlo, es un hecho que se puede demostrar simplemente echando un vistazo a las series de éxito en televisión y a las películas de cine, así como a la literatura actual: True Blood, Crónicas Vampíricas, Crepúsculo, Vampire Academy...) y a pesar de que el próximo año es el centenario de la muerte de Bram Stoker y mi historia está parcialmente relacionada con la novela (e incluso a algunos les ha recordado a ella en forma) mi libro sigue sin encontrar editorial simplemente por tratar el tema de los vampiros (aún haciéndolo desde un punto de vista distinto).

No voy a perder tiempo preguntándome publicamente por qué no hay sitio para mi libro de vampiros y el de otros autores nacionales que también escriben sobre el tema, pero sí para los tropecientes libros cuasi idénticos entre sí de autores extranjeros que escriben sobre vampiros. (Me parece inútil y no quiero meterme en camisas de once varas, como suele decirse). Así que he optado por dedicar mi tiempo a aquellos lectores que sí que tienen interés en mi novela y en el tema que trata.

Así pues, con esta entrada inauguro una serie de posts en los que subiré las traducciones al español de algunos artículos interesantes que me han servido de inspiración o de material de documentación para escribir mi novela.

En esta primera entrada os dejo con la primera parte de la traducción de uno de los capítulos del libro "Drácula: Sense and Nonsense" (primera edición publicada en 2002, segunda edición en 2006. Editorial Desert Island Books) de la profesora Elizabeth Miller, una de las más conocidas y reputadas estudiosas de la novela Drácula, de Bram Stoker, y quien publicará el próximo año (en co-autoría con Dacre Stoker) un interesante libro con las notas inéditas que Stoker tomó para la creación de su novela.
En este capítulo Miller recoge cada una de las creencias que se tienen con respecto a la fuente de inspiración de Bram Stoker para la creación del Conde Drácula.
La mayoría de la gente piensa que Vlad el Empalador fue quien inspiró al autor para crear al conde vampiro pero...

¿Cuánto de Vlad, del personaje histórico que de verdad existió, hay en el Conde Drácula? 
¿Cuánto del Conde forma parte del Drácula real y cuánto de la imaginación de Stoker?
¿Qué sabía realmente Bram Stoker de Vlad el Empalador?

Elizabeth Miller, quien ha tenido acceso a todas los apuntes tomados por Bram Stoker para la creación de Drácula, nos da las respuestas. Yo únicamente me limito a traducirlas y presentároslas a vosotros.


Empecemos...
VLAD EL EMPALADOR
Bram Stoker´s Dracula of 1994 by orderofthedragon
El Conde Drácula y Vlad el Empalador. Nunca tantos han escrito tanto acerca de tan poco.
Los principales problemas surgen por la creación de conexiones artificiales entre el Drácula de Stoker y el personaje histórico, Vlad el Empalador (Drácula). Para muchos, los nombres Conde Drácula y Vlad son sinónimos. No deberían serlo. Proliferan las especulaciones sobre la naturaleza exacta de esta supuesta conexión. Existen hipótesis muy endebles que se han aceptado ciegamente y han llegado incluso hasta tratados académicos. La mayoría da por hecho que Stoker, inspirándose en historias que había oído o leído acerca del gobernador valaco del s.XV [Vlad el Empalador], tomó la decisión de basar el personaje del Conde Drácula en esa figura histórica. Establecer esto como un hecho es una irresponsabilidad. Todo lo que sabemos con seguridad es que Stoker tomó prestado el nombre “Drácula” y varios fragmentos de información acerca de la historia de Valaquia que extrajo de la obra de William Wilkinson: An Account of Wallachia and Moldavia [Un informe sobre Valaquia y Moldavia] (1820). A partir de ese grano de arena se han levantado enormes montañas.

Lo que me llevó a reexaminar el origen de la conexión fue la unión de los dos [el Drácula ficticio y el histórico] en la película de Francis Ford Coppola Bram Stoker´s Dracula [Drácula, de Bram Stoker] (1992). Mi interés se hizo aún más intenso a raíz de un artículo publicado en 1993 por Anthony Ambrogio, quien aunque introdujo varios errores propios, sí que lanzó la acusación de que la película se basaba demasiado en las presuposiciones equivocadas de la obra de McNally y Florescu: In Search of Dracula [En busca de Drácula] (1972; revisado en 1994). Decidí echar un vistazo más de cerca.

No se puede debatir esta cuestión sin remitir directamente a los trabajos de McNally y Florescu. Aunque su libro no fue el primero en sugerir que Vlad jugó un papel mayor en la creación de la novela de Stoker, fue In Search of Dracula lo que llevó el tema a la atención pública y sentó las bases para los veinticinco años siguientes. In Search of Dracula fue (y todavía es) considerado uno de los textos principales en los estudios sobre Drácula, y hasta la actualidad es consultado por docenas de escritores y estudiosos que aceptan estas premisas ciegamente. La primera edición de este libro se publicó antes del descubrimiento de las Notas de Stoker; por consiguiente, uno puede aceptar cierta cantidad de especulaciones siempre y cuando éstas no se presenten como hechos. Sin embargo, se debe ser menos tolerante con los cuestionables descubrimientos que aparecen en la edición revisada [de la mencionada obra] así como en sus posteriores trabajos (principalmente Dracula: Prince of Many Faces), libros que se publicaron mucho tiempo después de que estos historiadores [McNally y Florescu] examinaran las Notas en Philadelphia.

El propósito de este capítulo no es repetir los detalles históricos sobre la vida y obra de Vlad. Esto ya se ha hecho suficientemente. Poca gente le estaría prestando la menor atención hoy en día de no ser por la dudosa conexión con el Conde Drácula. Pero es deber de cualquier estudioso de Drácula que se precie el reexaminar los “hechos”, tal y como nos son presentados hoy en día por una gran multitud de libros, artículos y documentales. Aquí el centro de atención se encuentra en la omnipresente conexión de Vlad con el Conde de [Bram] Stoker. ¿Cuánto sabía o desconocía Stoker acerca de Vlad? ¿Dónde podría haber encontrado la información que tenía?

(Vlad Tepes by Battlow)
No es fácil cuestionar lo que se ha venido aceptando como un hecho todo este tiempo. Uno se enfrenta con la tarea de cambiar la forma de pensar de toda una generación. Muchos no quieren saber que lo que habían aceptado durante años como un hecho indiscutible es, como mucho, algo anecdótico. Parece que cuanto más aprendemos sobre Vlad el Empalador, mayor es la tentación de ir a “revisar” la novela de Stoker en busca de esos nuevos descubrimientos. Mientras que esto es una acción legítima para los escritores de ficción (las novelas de Jeanne Kalogridis, por ejemplo, o el guión de la película Drácula, de Bram Stoker) no es lo que uno espera de los estudiosos del campo académico. Sin embargo, se trata precisamente de lo que ha ocurrido. A pesar del hecho de que sabemos dónde encontró Stoker su información sobre Vlad (además de lo que encontró exactamente), los estudiosos e investigadores siguen avanzando ciegamente, afirmando que han encontrado nuevas “evidencias”. Algunos incluso se apoyan en la novela, dando por hecho que todo lo que su “amigo Arminius” le dijo a Abraham Van Helsing refleja lo que Stoker debió haber aprendido de Arminius Vambery, un profesor húngaro al que conoció en Londres. Se ha emprendido una investigación sobre cada posible fragmento de información acerca de Vlad que teóricamente habría estado disponible en los años noventa del siglo XIX; unas cuantas almas insensatas han asumido entonces que Stoker debió haber visto este o aquel documento, panfleto o libro, y que eso fue parte de la “inspiración”. Incluso nos han contado que el camino hacia Vlad empezo cerca de casa… con el propio hermano de Stoker.

No hay nada, repito, nada, malo en presentar teorías sobre las fuentes de Stoker. El problema surge (como este capítulo demostrará)  cuando las teorías se presentan como “hechos” sin aportar ninguna prueba (o teniendo pruebas que contradicen esos hechos). La conclusión es que Stoker apenas sabía nada sobre el Drácula histórico, por lo menos no lo suficiente como para que se pueda decir que Vlad fue su inspiración.
(Traducción de Cristina Roswell del texto original de Elizabeth Miller. Dracula. Sense and Nonsense. Desert Island Books. 2006)

CONTINUARÁ...


11 comentarios:

  1. Excelente!!! gracias por compartirlo y no te apures respecto a tu libro, a muchos nos pasa lo mismo pero ten Fe y verás que pronto saldrá a la luz. Yo tengo un libro terminado y otro en proceso de Fantasía con mezcla de Mayas y Aztecas, y de igual forma me rechazan, prefieren publicar libros con chismes de TV. Pero bueno, es la decadencia de la civilización que los orilla a eso. Oye pues permiteme leer tu libro, o por lo menos los primeros capítulos pues se oye muy interesante.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el artículo. Comparto :-)

    ResponderEliminar
  3. ¡Me encanta esta entrada! Es súper interesante conocer detalles históricos de algo que ha dado tanto de qué hablar durante años. ¡Esperaré ansiosa la continuación!
    En cuanto a tu libro, creo que Ahuizolt tiene razón, has de tener paciencia y muchísima fe en tu trabajo. ¡Ya verás como tarde o temprano el manuscrito ve la luz!
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Tranquila Cris, el mundo editorial es duro y tiene sus propias reglas, hoy por hoy las edis tiene poco efectivo y se piensan más que nunca el sacar nada, no desesperes y sigue trabajando.
    Cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola

    Interesante el tema. Iré siguiendo esta serie de entradas. Es cierto que todos damos por hecha esa inspiración en la figura de Vlad el Empalador; no sabía que era objeto de controversia.

    Por cierto, eso que tú dices sobre sí publicar obras de extranjeros pero no de españoles es lo mismo que pasa con la ciencia-ficción (ah, perdón, que la ciencia-ficción no es literatura... je, je, je).

    De todos modos, recuerda aquella crítica tan sesuda y fundamentada que te hicieron: ¿vampiros? ¡qué vulgaridad! (je, je, je).

    Tú persevera, que tienes potencial.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  6. harry potter fue rechazada varias veces y mira qomo acabo =P... el qe persevera alcanza pekenia, no te des x vencida*

    con respecto a Vlad [original o fictisio]... no creo ke los comparemos [muxos no an ni de saber ke existe un vlad original jaja]... bueno en mi caso io no los comparo solo creo ke stoker tomo esa pekenia info i echo a volar su imaginacion... qe al fin y al cabo es lo ke nos gusta de los libros... la imaginacion de los autores.


    y aki stare para saber mas de vlad original se ve mui interesante esto =D

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias a tod@s por los comentarios!
    Me alegra ver que os resulta interesante, no estaba muy segura pues hay quiénes prefieren seguir dando por cierto lo que no lo es :)

    Y a la vez, veo que hay muchos que incluso no sabían acerca de Vlad, así de paso le conocéis un poco (aunque en mi libro descubriréis muchísimo más).

    Muchísimas gracias a todos también por los ánimos. A ver si alguna editorial se decidiera a darme una oportunidad :)

    ¡Un abrazote para todos!

    ResponderEliminar
  8. A veces cabe preguntarse si el hecho de que las editoriales no quieran publicar un libro es, sencillamente, por la falta de calidad del mismo o por su falta de interés. El problema de muchos aprendices de escritor en este país es la poca visión crítica que los propios escritores tienen de sus propios libros (editado o no)... Y así nos va.
    Y que conste que hablo con muchísimo conocimiento de causa.

    ResponderEliminar
  9. Querido Anónimo,

    No sé si hablas o no con conocimiento de causa porque no sé quien eres ni a qué te dedicas, pero yo sí que hablo con conocimiento de causa cuando digo que la razón de que no me publiquen no es la falta de calidad del libro (o si lo es, me han mentido todos los que me han dado otra razón).

    Estoy de acuerdo en que habrá muchos escritores no publicados por la falta de calidad de lo que escriben, pero imagino que esos no tendrán editor pero tampoco agente.
    Yo no sólo tengo agente sino que recibí contratos de representación de dos de las mejores agencias de España.

    Si dos de las mejores agentes del país creen que mi libro tiene calidad e interesa y además las editoriales me dan otra razón que no tiene nada que ver con lo bueno o malo que sea el libro o con lo que interese, o bien me mienten todos, o bien el problema realmente no está en mi libro.

    Yo también hablo con muchísimo conocimiento de causa cuando digo que se publican muchas obras mediocres y que otras que valen muchísimo más no encuentran a nadie que apueste por ellas.

    Si la mía vale o es mediocre, eso ya lo tendrá que juzgar el lector, no yo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Y tambien hay muchos comentarios anonimos que, aun con su falta de calidad, son publicados. Dejate de destruir los sueños de la gente por diversión y vete a hacer algo más de provecho. Y, no, no soy amiga intima de la autora,unicamente me joden las moscas cojoneras.

    ResponderEliminar
  11. Lo primero que deberíamos tener cómo escritores es humildad y respeto por las opiniones de los otros, piensen o no cómo nosotros. Por cierto, Bea, si en alguna ocasión se te ocurre probar a publicar algo, gástate unos durillos en un corrector ortográfico.
    Un saludo y pido disculpas por haber herido sensibilidades ajenas.

    ResponderEliminar

Por favor, intentad evitar el spam (publicidad no solicitada) indiscriminado; esto no es un tablón de anuncios.
Si queréis dejar un enlace a vuestros blogs podéis hacerlo (siempre que tengan que ver con la literatura) pero procurad dejar también vuestras opiniones, me interesan mucho :)

¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...