martes, 30 de noviembre de 2010

Odisea editorial: 2 semanas tras el primer envío

Hoy hace dos semanas que mandé la primera propuesta editorial, y una semana que envié la segunda ronda a otras tantas.
Ayer contacté con una agencia literaria a la que también le pasé la propuesta; la primera y única agencia a la que he escrito. También con otra editorial con la que se me había olvidado ponerme en contacto.

Obviamente, aún no he recibido respuesta de nadie. De momento no me preocupo porque sé que lo normal es que tarden alrededor de un mes -como mínimo- en contestar a las propuestas, así que todavía me quedan un par de semanas antes de empezar a preguntarme en serio ¿van a contestarme aunque sea para decirme que no, o ni se van a molestar? ;)

Soy realista, sé que es difícil publicar si eres un autor novel (de verdad, autores frustrados, no hace falta que sigáis publicando en vuestros blogs los tantos por ciento sobre las posibilidades que tenemos los noveles, ya nos ha quedado claro) pero también estoy al corriente de que hay muchos que lo han conseguido (cuando saquéis los tantos por ciento anteriores, podríais añadir una nota con ejemplos de los que sí lo han logrado).

Soy consciente de que me queda mucho por aprender, cada día mejoro un poquito mientras escribo y leo a otros autores. Pero también sé el esfuerzo que he puesto en mi novela, las horas de documentación que he dedicado, los años de perfeccionamiento y de reposo por los que ha pasado (la comencé en el 2004 y hasta este mismo año aún he seguido retocando cosas) y las críticas constructivas, los consejos y las sugerencias que he recibido, escuchado y puesto en práctica gracias a la ayuda de varias personas que, por supuesto, ya tienen su hueco reservado en los agradecimientos de mi novela (vosotros sabéis quiénes sois, gracias :) ).

Como decía, soy realista y sé que es muy probable que reciba negativas de las editoriales, pero tengo una confianza plena en mi obra y estoy dispuesta a darlo todo por ella si alguna editorial le da un voto de confianza y está también dispuesta a ayudarme a mejorarla (si así lo cree necesario) para que sea todo lo perfecta que pueda ser.

Supongo que pensaréis "ya, claro, qué va a decir ésta de su novela, no va a hablar mal..." y sí, tenéis razón. Como autores, obviamente, todos pensamos que nuestra obra merece ser publicada, porque si no, para empezar, no nos pondríamos en contacto con las editoriales. Pero el caso es que la decisión última no está en nuestras manos (a menos que nos interese la autoedición, y no es mi caso), por lo que lo único que tengo ahora mismo es mi confianza en mi obra, y lo único que puedo ofrecer es mi disposición a trabajar en ella todo lo que requiera.

Aunque mi opinión carezca de valor para los escritores aún no publicados que me leáis (por no ser una escritora publicada) os animo a todos a confiar en vuestra obra. Estad siempre preparados para recibir un "no" y dispuestos a aceptar las críticas constructivas que recibáis (seguramente sean el regalo más grande que puedan haceros para vuestro trabajo) pero no os dejéis vencer ni desanimar por la gente que habla de lo difícil que es conseguirlo (y menos aún por los que aseguran que es imposible) porque se puede lograr. Yo aún no lo he hecho, pero en las librerías tenéis muchos ejemplos de gente que sí.

Y lo más importante de todo: disfruta con tu trabajo. Sé que es una frase muy manida, pero si llega un momento en el que escribir se vuelve una obligación que no quieres hacer, que te aburre o que no te gusta, no merece la pena que lo hagas, porque lo más probable será que los lectores lo noten y ellos tampoco disfruten.
Si lo haces para ti, sin querer que nadie lo lea, es obvio que lo harás porque te gusta. Pero si lo haces únicamente para que otros lo lean, por la fama, por un sueño de hacerte rico como escritor o lo que sea, pero realmente no lo pasas bien escribiendo, lo vas a pasar mal doblemente: escribiendo y también si no consigues publicar. ¿Qué sentido tiene eso?

Escribe por el placer de escribir, de imaginar, de crear. Si luego quieres intentar publicarlo y lo logras, el placer será el doble, pero si no lo consigues siempre te quedará el placer de haber escrito.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Segundo "avance" de mi novela. (Segunda entrada del diario de la protagonista)

Lunes 29 de Noviembre

Está lloviendo y siento que la lluvia no sólo cae en el exterior, también dentro de mí.

Me he sentado junto a la ventana de mi habitación porque desde aquí puedo ver los jardines.
Si hiciera mejor tiempo, todos los pacientes del centro estarían fuera. Todo estaría lleno de locos. Locos haciendo, probablemente, menos locuras que los cuerdos, pero locos al fin y al cabo.
Yo ya perdí mi cordura hace mucho, por eso ahora me siento libre. ¿Pero de qué sirve la libertad cuando no puedes hacer uso de ella?

Estoy atrapada. Atrapada entre unas paredes que no son físicas, pues podría marcharme cuando quisiera. Pero realmente no puedo.

No puedo… o no quiero.

Sé que hay una razón por la que estoy ingresada en este lugar. Sé que mi vida estará a salvo si permanezco aquí.
Pero, al mismo tiempo, siento que me consumo.

Miro el reloj y me estremezco al observar el avance inexorable de las agujas.
En ocasiones, cuando se me contagia esa cuerda locura, guardo en un cajón mi reloj habitual, y cojo otro sin pila. El reloj de las eternas doce en punto.
Ese reloj parado en esa hora mágica me tranquiliza. Sé que suena absurdo, pero sentirse dueña del tiempo durante unos instantes reconforta, aunque sepas que todo es una gran farsa.

El tiempo no se puede detener. Es una afirmación que, de tan obvia, podría parecer tonta, pero es algo que se olvida a menudo. Puedes retrasar un reloj, puedes pararlo, pero el tiempo seguirá su curso, lo quieras o no. Nunca serás más joven que ahora, pero cada segundo que pasa eres más viejo. Cada segundo que pasa estás más cerca de la muerte.
Es algo que agobia. No nos gusta hablar de ello, ni leer sobre ello. Nos da miedo pensarlo. Creo que el ser humano tiene un mecanismo de defensa por el cual su mente esquiva ese tema inconscientemente. Y así debe ser, pues de otra forma desperdiciaríamos nuestra vida con esos pensamientos.
¿O es al contrario? Ser conscientes de nuestra caducidad debería instarnos a aprovechar nuestras vidas. Pensar que no vamos a vivir eternamente debería suponer un estímulo para que pasemos a la acción y tomemos las riendas, ¡para que despertemos!

Estoy divagando. Empiezo a sonar como un predicador loco o algún libro de autoayuda. Una mujer ingresada voluntariamente en un centro de salud mental no debería hablar de aprovechar la vida, parece un contrasentido.

Es la lluvia. Esta maldita lluvia que tanto me gusta…
Vuelvo a mirar a través de la ventana. El cielo está gris. Los colores han desaparecido. Los jardines están encharcados, pero la lluvia no da tregua.


Estoy llorando. Casi me ha sorprendido sentir las lágrimas resbalando por mis mejillas.

Recorro con la mirada cuanto mis ojos pueden abarcar, buscando inconscientemente- o tal vez no tanto- a alguien que sé que no encontraré.

Cierro los ojos unos instantes y sueño despierta. Me permito creer, durante unos segundos, que él se encuentra aquí conmigo, de pie junto al marco de la puerta, observándome, como la última vez que nos vimos. Luego vuelvo a abrir los ojos y miro hacia allí, donde sé que no está, pero no soy capaz de apagar esa diminuta llama de esperanza que hace que me pregunte “¿y si...?
Pero la respuesta es siempre la misma: no, no está aquí, y, lo que es peor, es muy probable que nunca vuelva a verle.

Aún así, me gusta pensar que él me observa, que está pendiente de mí aunque no se deje ver, atento a lo que hago, a lo que sucede en mi entorno. Sé que él tiene los recursos para dar conmigo y vigilarme sin que yo me percate de ello. Quiero creer que lo hace, quiero pensar que él tampoco es capaz de olvidarme; al fin y al cabo, dio todo lo que tenía por mí. Eso debe contar, ¿no?
Pero tampoco puedo evitar preguntarme si estará enfadado, si me culpará por destrozarle la vida, si no querrá saber de mí por esa razón.

Sigo llorando, no puedo evitarlo, el dolor de los recuerdos es todavía demasiado intenso, aun cuando hace casi un año que no sé de él.

El 25 de diciembre del año pasado cenábamos en un castillo, en la región de Transilvania, en Rumania. Recuerdo que me preguntó por qué no estaba con mi familia. Yo, aunque no se lo dije, sentía que no había ningún otro lugar en el que quisiera estar más que allí a su lado.

Eso fue, obviamente, antes de que todo se estropeara, antes de que empezara a morir gente, antes de que intentaran matarme, y antes de destrozarle la vida.


Tengo que dejar de escribir, los recuerdos son demasiado dolorosos y las lágrimas me impiden ver la pantalla del ordenador. Seguiré en otro momento, tal vez cuando la lluvia amaine.


(Como ya dije en la anterior entrada, esto no es parte de mi novela, pero sí está relacionado con ella. Tomadlo como material "extra" de la misma. Un pequeño anticipo para abrir boca :)
Es el diario personal de la protagonista tras los eventos que suceden en el libro, así que disculpad el exceso de romanticismo en según qué partes ;)

sábado, 27 de noviembre de 2010

"Avance" de mi novela

Me llamo Ángela y soy paciente de un centro de salud mental en Estados Unidos.

¿Estoy loca? Muchos te dirían que sí, pero el caso es que ingresé por voluntad propia; nadie me obligó.

Entonces, ¿qué hago aquí?
Una psiquiatra me visita desde hace un año, tres veces por semana, dos horas cada día, y todavía no ha conseguido que le responda a esa pregunta. Nadie sabe por qué estoy ingresada, o mejor dicho, desconocen la verdadera razón.
Mi historia clínica habla de crisis nerviosas, de miedos nocturnos, de pesadillas y de vampiros, y de pesadillas con vampiros.
Las noticias sobre mí hablan de una estudiante universitaria, de vampiros y de Vlad el Empalador.
Ambos textos, de forma más o menos técnica y más o menos educada, aluden a la precariedad de mi estado mental.

Pero ni unos ni otros le mencionan a él...

Él es la razón por la que estoy encerrada en este lugar, él es culpable parcial de mi locura. La frase "loca de amor" adquiere un nuevo sentido con él, pues enamorarme de ese hombre me condujo a donde estoy ahora.

¿Y qué hay de los vampiros?
Es probable que un centro de salud mental sea el único sitio donde puedo afirmar con total libertad lo siguiente: los vampiros existen.
No importa lo que pienses, el hecho de que no lo creas no hará que desaparezcan.
Y da igual lo que creas saber sobre ellos; lamentablemente, es cierto que la realidad supera a la ficción. Yo lo aprendí por las malas.

Mi psiquiatra dice que me vendrá bien escribir mis pensamientos aquí, a modo de diario; sin embargo, yo me siento igual que antes, lo único que estoy haciendo es retrasar el sueño. Temo irme a la cama porque sé lo que me espera en mis pesadillas. Empiezo a pensar que esos cuerpos empalados en estacas me acompañarán hasta el día que me una a ellos...

...pero ya apenas consigo mantener los ojos abiertos...

-------------
El texto anterior es un avance de mi novela, la que está siendo valorada por las editoriales, pero NO está incluído en ella. Es un fragmento de una serie de textos complementarios que no serán publicados, como el material de apoyo que acompaña a un trabajo. La que habla es la protagonista del libro, pero esa escena no tiene lugar en él, es como la escena extendida de una película. Sin embargo, os dará una idea de lo que podéis esperar... :)

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Las apariencias engañan... pero a veces son decisivas. Las portadas (y un concurso)

(AVISO PARA LOS QUE PARTICIPÉIS EN EL CONCURSO VOTANDO:
Registraos para dejar vuestro comentario o, si votáis como "Anónimo" , decid vuestro nombre o nick y mandadme un e-mail con él para que pueda añadiros al sorteo. No puedo añadiros si no sé quiénes sois.
¡Gracias!)

¿Cuántas veces hemos oído la frase "las apariencias engañan"?
Sabemos que en muchísimos casos es totalmente cierta -si no, que se lo digan a la Bestia- y en el particular de los libros ocurre exactamente igual; ¿cuántos libros estupendos habremos ignorado simplemente por no tener una portada atractiva?
Pero, de cualquier forma, lo cierto es que -dejando a un lado si el contenido es bueno o malo- las apariencias son muy importantes, y en el mundo literario pueden determinar que un lector escoja un libro o rechace otro.

Esta entrada quiero dedicarla a las portadas de los libros porque, si bien el texto es muy importante, obviamente, no hay que quitar mérito al trabajo que hacen ellas.

He visto verdaderas obras de arte en el terreno de las portadas, y también verdaderas aberraciones.
Las primeras atraen la atención del lector en las librerias, lo que hace que el autor ya tenga una parte ganada; el lector puede que no tenga ni idea sobre el argumento del libro pero, de momento, ya lo ha cogido y va a darle la vuelta para leer la sinopsis. Que luego vuelva a dejarlo en su sitio ya no depende de la portada (supongo que nadie compra un libro cuyo argumento no le gusta, sólo porque la portada le parezca bonita) pero su papel: llamar la atención del lector, ya lo ha cumplido.
Las segundas, las portadas planas, que no te dicen nada a parte del título, pueden ser también muy poderosas, pero su poder ejerce el efecto contrario a las anteriores. En este caso, el lector, muy probablemente, ni se molestará en coger el libro a menos que el título le llame mucho la atención. Yo personalmente, no me lo jugaría todo apostándolo al título de mi libro (a menos, claro, que seas un autor ya reconocido).

Por esas razones siempre he creído que contar con una portada atrayente es muy importante, porque sí, las apariencias engañan, pero es igualmente cierto que "la primera impresión es la que cuenta" y que las cosas, como suele decirse, "te entran primero por los ojos".

Con motivo de este tema, he reunido una colección de portadas que me parecen un buen ejemplo a seguir si lo que quieres es conseguir atraer la atención del lector. Podría también mostrar ejemplos de cómo NO debe ser una portada, pero me parece más adecuado reservarme mi opinión (ya que, al fin y al cabo, hay gustos para todo) y centrarme únicamente en lo que, para mí, es una buena portada.

He ido incluyendo algunas entre el texto de esta entrada, pero os las dejo a continuación todas seguidas para que podáis compartir vuestra opinión diciendo cuál es vuestra preferida, o qué otra portada pensáis que debería estar en la lista.

Como en el caso de las reseñas que escribo, también aquí me fijo en portadas de autores nacionales noveles o, aunque no sean noveles, no tan famosos. A los "best-sellers" mundialmente conocidos ya los tenemos muy vistos ;)

Así que venga, responded a la pregunta y, entre todos los que dejéis vuestra opinión, sortearé un ejemplar de uno de los libros siguientes (a elegir por el ganador).

CONCURSO PORTADA

Pregunta:
¿Cuál de las siguientes portadas te gusta más o te parece más atractiva?
(Si recuerdas alguna otra portada de un autor nacional que te llame la atención, sugiérela y la incluiré en la lista. Haz clic sobre cada una para verla a mayor tamaño)







A mí me parecen una pasada todas, ¿cuál prefieres tú? ¿conoces alguna otra que también te guste?

El plazo para participar en el concurso acabará el domingo 19 de Diciembre. El ganador será anunciado el lunes 20.

(Recordad: registraos para votar o, si votáis como "Anónimo", dejad vuestro nick y mandadme un e-mail con él. No podréis participar en el sorteo si no sé quiénes sois.
¡Gracias!)

martes, 23 de noviembre de 2010

Odisea editorial: 1 semana tras el primer envío

La semana pasada comencé el envío de "propuestas" a las editoriales, así que he decidido llevar una especie de "diario" para realizar un seguimiento de los avances (siempre pensando en positivo) de mi novela.

Como he dicho, la semana pasada empecé a contactar por e-mail con las primeras editoriales. Envié un total de 5 propuestas; la mayoría por e-mail pero otras a través del formulario de contacto de la web. En general (a menos que especificaran algo distinto en la página de la editorial) envié una sinopsis, dos capítulos de ejemplo y mis datos o una nota biográfica.

Eso la semana pasada. Hoy he seguido el "bombardeo" editorial y he contactado con 3 más, por lo que en total ya he enviado mi propuesta a 8 editoriales (si las matemáticas no me fallan y no me he dejado alguna olvidada).

Obviamente, aún no he recibido respuesta de ninguna. Tengo que decir que esperaba, por lo menos, un "email tipo" diciendo que habían recibido mi propuesta y que ya me dirían algo, pero entiendo que deben recibir una gran cantidad de propuestas y/o manuscritos diarios y no tendrán tiempo de responder a todos los e-mails.

Un problema común con el que me estoy encontrando es que no todas las editoriales especifican si aceptan manuscritos o no (y te dan una dirección de e-mail a la que enviarlo). Hay varias que sí pero con otras he tenido que investigar a fondo para dar con una dirección, o simplemente lo he enviado al e-mail de contacto general. Supongo que muchas pasarán de mí, pero bueno, yo lo intento :)

En cuanto a las editoriales seleccionadas... he comenzado por las más importantes o conocidas que publican novelas de la misma temática y público que la mía. Sé que cuanto más "grande" sea la editorial, menos posibilidades tendré de que se interesen por una autora no publicada, pero no pierdo nada por intentarlo y para contactar con los peces "menos gordos" siempre estoy a tiempo (ojo, que no quiero decir que con una editorial pequeña tenga asegurada la publicación, éstas también rechazan, pero las pequeñas recibirán un menor volumen de manuscritos).

En fin, que esto ya está rodando y ahora empieza lo peor: ¡la espera! (sobre todo para alguien tan poco paciente como yo). Y lo peor es que no es sólo una espera, sino dos: primero la espera para ver si les interesa que les mandes el manuscrito completo, y luego la espera tras mandárselo.
Tengo entendido que una vez mandas el manuscrito tardan entre 3 y 6 meses en decirte si quieren publicarte o no, pero no tengo ni idea de cuánto tardan en decirte si quieren que les mandes todo o no (tras leer la propuesta editorial), ¡espero que sea menos!

Así que nada, hasta aquí lo hecho hasta ahora. Seguiré actualizando la travesía de la odisea editorial conforme tenga novedades :D

viernes, 19 de noviembre de 2010

Un pasito más cerca de la publicación de mi novela: el registro.


Hoy realicé el registro de mi novela y, aunque sé que es un paso normal y corriente para los escritores... ¡me ha hecho ilusión!

Para empezar, el hecho de que mi obra ya esté protegida frente a los plagios me gusta, da tranquilidad. Pero a parte de eso, está lo que la acción en sí implica: que ya he recorrido un trecho del camino hacia la publicación. Ya acabé la revisión, ya registré la obra... lo siguiente es empezar a contactar con las editoriales mandando propuestas literarias hasta que alguna se interese por mi novela :)

Supongo que todos los que leáis esto ya estaréis familiarizados con el proceso del registro de una obra literaria, pero por si acaso alguno no sabe cómo va, os lo contaré aprovechando que lo tengo tan reciente.

Lo que hice en primer lugar fue, obviamente, imprimir mi novela en papel. Hay que imprimir todos los capítulos y también una portada en la que aparezca el título de la obra y el nombre del autor. El título de la obra no hace falta que sea el título que tendrá la novela, si quieres titularla simplemente "mi primera novela", puedes hacerlo. Yo no me he atrevido a poner el título real por si a alguien del registro le daba por usarlo para alguna obra que pudiera tener (sé que es MUY poco probable, pero oye, nunca se sabe...) así que he puesto el título de mi novela pero sin las vocales (es una palabra solo) y al lado: 1.0 (por si en un futuro hiciera cambios, para diferenciarlo de otra versión).

Una vez que ya tienes la obra impresa, tienes que encuadernarla. La encuadernación que yo usé fue esta con "gusanillo" (el alambre de plástico enrollado que une las hojas por varios agujerillos), pero creo que también puedes grapar simplemente las hojas y meterlas dentro de una carpeta, según he leído.

Tras esto (o antes, ya se sabe, el orden de los factores no altera el producto... ;D ) necesitas una fotocopia de tu DNI, y luego, tienes que dirigirte con ambas cosas (manuscrito encuadernado y fotocopia del DNI) al Registro de la Propiedad Intelectual. El Registro, según la ciudad, se encontrará en un lugar o en otro, pero aquí os dejo un enlace donde podéis encontrar la dirección del registro de vuestra ciudad:
http://www.mcu.es/propiedadInt/CE/RegistroPropiedad/RegistroPropiedad.html

Yo como vivo en Murcia, fui a ese, y la verdad es que me intimidó un poco encontrarlo tan vacío... pero las tres personas que había allí se portaron de lujo y fueron muy amables, explicándome todo lo qe tenía que hacer e incluso haciendo ellos parte, para ahorrarme tiempo (lo cierto es que me dio la sensación de que estaban muy aburridos, y que mi entrada fue para ellos como: "¡por fin podemos hacer algo!" jajaja). Por alguna razón pensaba que aquello estaría más abarrotado de gente, y que los encargados serían unos bordes (supongo que porque está a unos metros de donde hacen los DNIs y allí eso siempre está lleno y es agobiante) pero nada más lejos de la realidad, todo lo contrario :)

En fin, que me lío y no paro de hablar. Lo dicho: una vez tienes tu obra encuadernada y tu fotocopia del DNI, vas al Registro, donde tendrás que rellenar un par de hojas con tus datos personales y datos relacionados con tu obra (título, tipo, número de páginas, si está ya publicada o no, etc...) y te harán firmar en la primera y última página de tu manuscrito (la portada y la última página escrita).
Lo normal es que las hojas de la solicitud las puedas descargar online, desde la página web del Registro de tu ciudad, y con ello te ahorras el tiempo de rellenarlas allí (aunque a mí sólo me hicieron rellenar la primera, la otra la rellenaron ellos preguntándome. Ya digo que parecían estar deseando tener algo que hacer ^^) pero en mi caso no pude descargarlas de la web porque, por alguna razón, los archivos pdf estaban bloqueados e impedían la impresión.

Tras rellenar las hojas y firmar el manuscrito, te dan otra hoja con la que tienes que dirigirte al banco a realizar el ingreso de la tasa de inscripción. Aquí en Murcia, a día de hoy, y para registrar una novela, el importe ha sido de 8,66€, pero supongo que puede variar de una comunidad a otra (en otros blogs he llegado a ver cifras de hasta 15€). El coste también varía dependiendo del tipo de obra, si es una colección, dibujos, una página web... Para una web creo que está en unos 15 con algo, por ejemplo.
Cuando ya has ingresado el dinero, vuelves al registro con el resguardo que te dan en el banco confirmando el ingreso, y lo entregas. Ellos te hacen firmar esa copia, tú te quedas con otra, y te dan una hojita que actúa como certificado de que has registrado tu obra.

Con esa hoja ya puedes demostrar que eres el autor de la obra registrada, así que técnicamente ya la tienes protegida, pero no será hasta dentro de unos meses cuando reciba en mi casa los papeles que indican que mi manuscrito ya está registrado, según me han dicho. Así que ya sólo queda esperar :)

Ah, otra cosa. El registro sólo corresponde al manuscrito que hayas dejado en el Registro. Con esto quiero decir que si después de registrarlo haces cambios en la obra, tendrás que volver a registrarla (y volver a pagar) para proteger esos nuevos cambios; no puedes modificar la que ya dejaste. Por esta razón conviene tener la obra ya acabada y revisada antes de registrarla, si quieres ahorrar dinero.

Pues eso es todo, espero que a alguien le haya sido útil esta entrada. ^^ Y quiero dar las gracias a Elena, del blog "El proyecto de escritora", porque fue allí donde encontré parte de la información sobre el tema del registro: http://proyectodescritora.blogspot.com/2008/11/registro-de-la-propiedad-intelectual.html

sábado, 13 de noviembre de 2010

Memorias de Idhún, Stevenson y mi novela.

No tengo mucho tiempo porque quiero continuar con la revisión de mi novela, pero quería escribir algunas cosillas en el blog antes.

En primer lugar me gustaría felicitar al gran Robert Louis Stevenson en el 160 aniversario de su nacimiento :) (gracias a Google por el recordatorio, qué haríamos sin tu memoria, ainss :P ).

Aunque tengo que admitir que no terminé de leer su obra más conocida, "La isla del tesoro", entre sus otros trabajos literarios se encuentra uno de mis preferidos "El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde". Más allá de las críticas y alusiones a la sociedad victoriana del siglo XIX en la que el autor vivió, lo que me gusta del contenido de esa obra es el tema de la dualidad en cada persona, el continuo enfrentamiento interior entre el "bien" y el "mal"; motivo que ocupa un lugar muy importante tanto en mi novela-online "Lykaon. Memorias de una mujer lobo" con el personaje del licántropo, como en la novela que estoy terminando de corregir para mandar a editoriales (de la cual espero poder dar más información pronto).

Os dejo con una de mis citas favoritas, con la que se inicia la adaptación americana al cine de "Dr. Jekyll y Mr. Hyde". (Yo descubrí la cita en una servilleta de un conocido restaurante de Nueva York, el "Jekyll & Hyde". Nunca sabes dónde vas a encontrar la inspiración... )

In each of us, two natures are at war-- the good and the evil.
All our lives the fight goes on between them, and one of them must conquer. But in our own hands lies the power to choose-- what we want most to be, we are.

La traducción aproximada sería:

En cada uno de nosotros, dos naturalezas están enfrentadas... el bien y el mal. Durante toda nuestra vida la lucha se mantiene entre ellas, y una debe vencer. Pero en nuestras propias manos reside el poder para elegir... lo que más queremos ser, es lo que somos.

Cambiando un poco de tema, también quería comentar que estoy a punto de terminar la primera revisión de mi novela; a día de hoy me quedan sólo 18 páginas que espero poder terminar de corregir este fin de semana. Tras eso sólo tendré que esperar a la revisión de un par de lectores de confianza que también están terminándolas y realizar una última corrección general mía.

Mientras tanto me aseguraré de que todas las traducciones al rumano sean correctas (sí, se habla ese idioma en algunas partes de mi novela; con eso y la pista que dejé hace tiempo: "Vlad Tepes" ya podéis haceros una idea del tema ;) ) y luego... a probar suerte con las editoriales. Como ya dije, en Enero si todo va según lo planeado.

Otra pista sobre mi novela:



Y por último: Memorias de Idhún.

Hace unos días terminé de leer el primer libro. He de decir que lo compré no muy convencida, más que nada incitada por todas las estupendas críticas, comentarios y recomendaciones que había leído, encontrado y recibido, tanto sobre la obra como la autora. Me decidí a comprar la edición que divide en dos el primer libro: La Resistencia, porque así no tendría que hacerme con la otra parte si no me gustaba la primera. El caso es que me enganchó y acabé comprándome la otra parte, así que puedo decir que ya he leído el primer volumen de "Memorias de Idhún".


¿Opinión? Bueno, tengo que reconocer que los últimos capítulos los devoré sin parar porque no podía dejarlo, quería saber cómo acababa todo y tenía ganas de ello. Terminé el libro por la noche, acostada en la cama, con ganas de comprar el próximo esta misma semana... pero al día siguiente esas ganas habían desaparecido.
No me malinterpretéis, el libro en general me gustó. La historia me pareció interesante; es cierto que no es nada del otro mundo, estamos acostumbrados a esas historias y a grandes rasgos siempre es lo mismo-principe desterrado/exiliado que quiere recuperar reino que está bajo la amenaza/dominio de las fuerzas del mal. Narnia o El Señor de los Anillos, por ejemplo- pero lo interesante reside en saber contar esas historias de una manera personal, con un enfoque distinto y, obviamente, cambiando el resto de detalles... y Laura Gallego consigue eso y mucho más. Para mí un autor que es capaz de crear un mundo imaginario entero- Idhún en este caso- aunque sea usando también elementos o personajes que no son creación propia- unicornios, dragones, trasgos, hadas...- merece todo mi respeto, y desde luego ella lo tiene :)

Los personajes también me gustaron, unos más que otros- mi favorito, Alsan- pero fueron precisamente éstos los que me quitaron las ganas de seguir con el resto de libros de la saga de Idhún.
Como digo, algunos como Alsan me gustaron mucho, otros como Shail me dejaron un poco igual- quizás porque en este libro no se le desarrolla tanto como a los demás- Kirtash me resultó muy atrayente, Jack algo típico, pero Victoria... con Victoria y el triángulo amoroso lo siento pero no puedo, y es eso precisamente lo que va a impedir que termine de leer la saga, al menos por ahora.
Tal vez lo de la posibilidad de amar a dos personas por igual se aclare en las siguientes entregas, o tal vez no, pero yo debo estar demasiado anticuada en ese aspecto, porque no me gusta nada. Llamadme cerrada de mente o lo que queráis pero para mí lo de la media naranja siempre ha sido la máxima expresión del amor y el romanticismo y a día de hoy lo sigue siendo- a lo mejor en un futuro, si me caso con un musulmán que tenga varias esposas, cambie de parecer, pero por ahora no ;)- así que lo de que la chica pueda querer igual a dos hombres y, no sólo eso, sino que ellos estén de acuerdo, pues no me resulta nada atrayente. Y teniendo en cuenta que gran parte de este libro se centraba en el triángulo amoroso, y que según he leído en la wikipedia, la cosa parece seguir en la misma línea (no quiero dar información por si alguien no se ha leído toda la saga) pues la verdad, prefiero quedarme con este primer libro y terminar la historia con este.
Además, es que ni siquiera me quedó claro que la quieran o les quiera por quiénes son, da la sensación de que se quieran por lo que son (de nuevo no digo nada para no destripar cosas importantes) así que el "amor" va aún más entrecomillado en este libro (bajo mi punto de vista, ojo).

En resumen, una historia muy buena, unos cómics con unos dibujos geniales (para que veáis que no critico por criticar, me he comprado hasta los cómics y me han gustado mucho ^__^), algunos personajes muy interesantes; pero lamentablemente, la historia entre el trío principal no me ha convencido y es demasiado importante en la trama como para poder pasarla por alto y leer los siguientes. Quizás en un futuro :)

Mi enhorabuena a Laura Gallego, eso sí, por la creación de ese universo. Entiendo perfectamente que haya tenido tanto éxito y no se puede negar que ha hecho un trabajo increíble. Chapó!

sábado, 6 de noviembre de 2010

El Violín Negro, de Sandra Andrés Belenguer

Desde que comencé a visitar blogs y webs de escritores españoles en mi búsqueda de información relacionada con el mundo de la publicación literaria, he ido aficionándome a la lectura de autores nacionales, en especial noveles.

Uno de los primeros libros de este tipo que leí fue "El violín negro" de Sandra Andrés Belenguer, y es con esta obra con la que empiezo una nueva sección en mi blog, la de reseñas literarias.

Hasta ahora no me había decidido a escribir reseñas porque me intimidaba un poco comentar obras de personas que podrían ser compañeros míos de profesión en un futuro, cuando llegue a publicar, y los cuales es más fácil que lleguen a leer mi reseña (si alguien como yo reseñara un best seller americano, por ejemplo, habría muy pocas posibilidades de que el autor se encontrara con mi reseña).
Yo soy la primera a la que le gusta recibir críticas constructivas porque pienso que ayudan a mejorar, pero soy consciente de que no a todo el mundo le sentarán igual de bien, y molestar a alguien con mi opinión es lo último que quiero.

Así pues, me adentro en el mundo de las reseñas, pero camino por él con respeto y precaución; sabiendo que no soy, de ningún modo, una experta en literatura, pero teniendo la única meta de dar a conocer, en la medida de lo posible, a autores de los que aún no se ha hablado tanto pero que podrían dar mucho que hablar en un futuro.


Y ahora os dejo con la reseña de "El violín negro" de Sandra Andrés Belenguer.

Sinopsis de la contraportada:

Hace cien años, unos obreros descubrieron en los subterráneos de la Ópera Garnier de París una sala elegantemente amueblada. Contenía las composiciones e instrumentos del legendario Fantasma de la Ópera, pertenencias que no tardaron en perderse en anticuarios de la ciudad.

Ahora, un siglo después, la joven Christelle debe averiguar cuál es el secreto del violín que llega a sus manos, el por qué de la música esotérica que engendran las cuerdas y cómo puede devolvérselo al dueño original antes de que su influjo la destruya. Para ello cuenta con la auda de Kyriel, un misterioso joven que sabe más de la leyenda de lo que quiere reconocer. Juntos viajarán al corazón de Paris, con sus edificios emblemáticos y catacumbas pestilentes, todo para llegar a la verdad del Fantasma de la Ópera. El secreto está en su violín...


"El violín negro" es la primera obra de la escritora zaragozana Sandra Andrés Belenguer (más conocida como "Ladyghost" en Internet), gran apasionada y conocedora de la leyenda del fantasma de la Ópera y de la novela homónima escrita por Gastón Leroux, que hizo famoso a ese personaje.

La obra de Andrés Belenguer podría considerarse una continuación de El fantasma de la Ópera, de Leroux. No obstante, quien no haya leído este libro podrá disfrutar de El violín negro igualmente, ya que en la misma novela se da información sobre la otra obra.

Para no desvelar mucho sólo diré que El violín negro se centra en la historia de una chica francesa que se encuentra con un extraño violín. El instrumento, como el lector ya habrá deducido, está relacionado con el fantasma de la ópera Garnier de Paris, y ejerce un peculiar influjo sobre la joven, que desde ese momento se verá inmersa en una odisea particular encaminada a descifrar el misterio que encierra.

La historia principal transcurre en la época actual, pero a lo largo del libro se cuentan alternativamente otras historias que tienen lugar durante los primeros años del siglo XX- las cuales están, obviamente, relacionadas con el violín- y que permiten introducir a personajes como el fantasma o el propio Gastón Leroux.


Uno de los rasgos más destacables de la obra es, en mi opinión, el nivel de documentación. Se nota que la autora ha investigado y leído muchísimo sobre la leyenda del fantasma; y no sólo eso, sino que ha disfrutado tanto con ello como escribiendo la novela. Cuando un escritor lo pasa bien trabajando en sus historias, las saborea y las hace parte de él para después contarlas como si fueran las suyas propias, eso se nota al leerlas porque la ilusión se transmite. Y me remito al hecho de que mientras terminaba de leer las últimas páginas de El violín negro tenía lágrimas en los ojos. Esa reacción no es capaz de provocarla cualquier novela.

La historia del fantasma ya la conocía y siempre me ha gustado, así que no me enfrentaba al libro con las manos vacías; aún así no estaba al tanto de muchas de las cosas de las que se habla en la novela.
Pese a ello, el ritmo de la obra me resultó un poco lento al principio, y reconozco que en algún momento la historia secundaria de Leroux llegó a hacérseme un poco densa- tenía ganas de volver a la principal con la protagonista-. Pero conforme avanza el libro, el ritmo va agilizándose y al final llegas a tener ganas de que dure un poco más -de hecho, una de las cosas que habría preferido es que se hubiera dedicado algo más de tiempo a los dos protagonistas principales, ya que la relación podría quedar un poco apresurada-.

En cuanto al estilo de la novela, es sencillo, claro y directo en su mayor parte, lo que facilita que casi "veas" lo que está sucediendo en cada momento y te sumerjas en la historia con más facilidad. No obstante, si tuviera que nombrar un "pero" sería el exceso de adjetivos en algunas ocasiones, ya que en mi opinión, la eliminación de algunos que resultan innecesarios habría agilizado mucho la lectura.
Según tengo entendido- sobre todo por experiencia propia- ese es un "fallo" muy propio de los escritores noveles y por esa razón no me parece un motivo por el que menospreciar esta novela; seguro que la autora lo mejorará en la siguiente.

Por último, tengo que destacar el diseño del libro, tanto de la portada y contraportada como del interior.
La novela viene con tapa dura y el diseño es una pequeña joyita que, sin duda, atrae la atención- algo fundamental en un libro-. Pero además, el diseño interior está tratado con el mismo cuidado, añadiendo aquí y allá detalles relacionados con la obra como el pequeño dibujo de un violín que acompaña al número de cada capítulo, el pentagrama que lo cierra o las diminutas rosas junto a los números de página.


En resumen, "El violín negro" es una estupenda secuela para leer tras "El fantasma de la ópera", ya que te deja con un sabor de boca muy bueno- y en mi opinión mucho más agradable- en relación con el anterior. Del mismo modo y al contrario, "El violín negro" también me parece una estupenda forma de acercar al lector no familiarizado con "el fantasma" a su leyenda.

Si te gustó "El fantasma de la ópera" seguramente te gustará este libro. Si no has leído la obra de Gastón Leroux, seguramente querrás hacerlo cuando leas la de Sandra Andrés Belenguer.

  • Autora: Sandra Andrés Belenguer
  • Editorial: Laberinto
  • Nº páginas: 448
  • ISBN: 978-84-8483-409-0
  • PVP (IVA incluido): 17.90 €
  • Encuadernación: Cartoné
Puedes visitar la web oficial del libro y leer el primer capítulo en: http://www.elviolinnegro.com/
Foro oficial de la autora: http://sandrabelenguer.foroactivo.com/
Blog: http://ladyghost-elviolinnegro.blogspot.com/


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...