viernes, 31 de julio de 2009

¡¡Primer premio recibido!!

Bueno, no se trata de ningún premio literario al uso (literario es a su modo) si no de un premio al mejor blog, pero me ha hecho ilusión saberlo ^___^ El blog al que le han concedido el premio tampoco es este si no mi otro blog "Memorias de una mujer lobo" pero como ese lo reservo exclusivamente para subir los capítulos de la historia, lo anuncio por aquí :)

El premio me lo ha concedido Laura Morales, del blog: "La Caja de Pandora"

¡Muchísimas gracias, Laura!

Premio Blog de Oro
(concedido por La caja de Pandora a mi otro blog: memoriasdeunamujerlobo.blogspot.com)


Reglas del premio:

1. Pones el premio.

2. Enlazas al blogger que te lo entrega:

El blog de Laura Morales: "La Caja de Pandora"
http://pandoraylacajadelossecretos.blogspot.com/

3 .Eliges 10 blogs para premiar (no quiero repetir los blogs a los que se lo entregó ella así que pongo el resto de los que más me gustan):

http://flordejade.blogspot.com/

http://tierradebardos.blogspot.com/

http://comollegarapublicar.blogspot.com/

http://vivenciasdeunescritornovel.blogspot.com/

http://diariodruida.blogspot.com/

http://lasombradegrumm.blogspot.com/

http://proyectodescritora.blogspot.com/

http://susanaescribe.blogspot.com/


http://literaturayouthfantasy.blogspot.com/

http://laviejaraza.blogspot.com/


4. Informas a cada uno de los elegidos a través de un comentario en su blog:
Ahora me pongo a ello ^^


¡Muchas gracias de nuevo, Laura!

martes, 28 de julio de 2009

Actualizando, que es gerundio ;)


No tengo mucho que decir hoy pero hacía tiempo que no actualizaba y no me gusta tener esto abandonado, que si no al final lo dejo en el olvido.
La razón por la que no actualizo con más regularidad es porque mis neuronas literarias (sí, las tengo especializadas por secciones porque así el trabajo les cunde más XD) están centradas en la finalización de mi novela, por un lado, y en la ejecución de la historia de "Lykaon", por otro (blog que, por cierto, este fin de semana superó las 1.000 visitas y ya cuenta con 20 seguidores, lo cual anima bastante :) ).

Así que, como no tengo mucho que decir con respecto a mi, aprovecharé para comentar algo de dos de mis coleguillas escritores.

En primer lugar quiero recomendaros la lectura del blog de Cristina Puig, si aún no le habéis echado un vistazo. Suele actualizarlo con frecuencia con unos relatos estupendos (ahora mismo tiene la primera parte de uno sobre piratas que pinta muy bien) y hace poco inauguró su web oficial, que os invito a visitar en: www.cristinapuig.com

En segundo lugar, os recomiendo el blog de Jesús Vilches dedicado a su saga "La Flor de Jade". Aún no he podido leer el primer libro porque tengo otros en cola, así que no puedo decir mucho de él, pero sí que os sugiero que os leáis el capítulo de muestra que tiene colgado en dicho blog porque es de lo mejor que he leído últimamente (si os gusta la literatura épica).

Bueno, pues eso es todo por hoy, ya se sabe que lo bueno, si breve... ;)

lunes, 20 de julio de 2009

LYKAON: Memorias de una mujer lobo

Hoy traigo una entrada de auto-promoción ya que me gustaría presentaros otro blog que abrí este fin de semana.
Se trata de un blog-novela (por llamarlo de algún modo) en el que voy a ir publicando con regularidad los capítulos de una de mis obras inconclusas (inconclusa actualmente) que iré terminando de forma paralela a la publicación en el blog.

Es un proyecto que, aunque no novedoso, sí es poco común, y siempre me ha llamado la atención hasta el punto de plantearme llevarlo a cabo. Ahora me decidí y, por fin, aquí lo tenéis. Quiero que los lectores de "Ardeal" seáis los primeros en saber de él.

La dirección del blog es: http://memoriasdeunamujerlobo.blogspot.com/ y, como ya habréis supuesto por el título, el tema gira en torno a los hombres-lobo y su mundo enfocado desde la perspectiva de una mujer-lobo.
Sin embargo, la historia presenta a unos hombres-lobo distintos de aquellos a los que el cine y los libros nos tienen acostumbrados, menos "monstruosos" (por lo menos en cuanto a aspecto físico, el psicológico ya es otra cosa) cuyas peculiaridades se irán descubriendo conforme avance la trama.

No es un libro para niños, eso por supuesto, y tampoco muy recomendable para adolescentes menores de 16 o 17 años (aunque hoy en día, acostumbrados a lo que están, no sabría establecer un límite de edad).

sábado, 18 de julio de 2009

Amor en duermevela (Relato)

Este relato lo escribí en Agosto de 2007, como uno de los ejercicios que nos mandaban en un curso de Escritura Creativa organizado por la Escuela de Escritores, en el cual participé.

Amor en duermevela


¿Cómo puedes haberte dormido ya?

Acabas de acostarte y ya roncas como si llevaras horas durmiendo, mientras que yo luchaba por mantener los ojos abiertos esperando tu llegada a casa.

Sin embargo, cuando oí el sonido de las llaves cerré los ojos de inmediato, como si al no verte entrar pudiera engañar a mi mente haciéndola creer que estabas conmigo desde hacía tiempo.

Tú entraste a la habitación y por un segundo todo quedó en silencio. Me mirabas ¿verdad? Asegurándote de que todo seguía normal, comprobando que cada cosa se encontraba en su sitio, incluida yo.

Suspiraste, tal vez aliviado al ver que tu lado de la cama seguía vacío.

Luego te quitaste la ropa: primero los zapatos, después los pantalones y la camisa, que seguramente dejaste mal doblada en un rincón, como siempre.

Te tumbaste a mi lado y besaste mi mejilla.

Fue un beso fugaz. Tus labios apenas rozaron mi piel, dudo si por miedo a interrumpir mi descanso o a despertarme y tener que oír mis reproches por tu tardanza.

Si supieras que no debes preocuparte porque no voy a volver a echarte en cara nada: ni que pases más tiempo en el trabajo que en casa, ni que ya no salgamos a cenar, ni tampoco que ya no me beses como antes, entre otras muchas cosas que no me apetece recordar ahora...

Si supieras que mis quejas no se volverán a repetir nunca más, tal vez entonces lo que te inundaría sería la preocupación, porque quizás te darías cuenta de que me he cansado de luchar y perder todas las batallas.

Tras el beso ritual me rodeaste con tu brazo y a los pocos instantes noté tu respiración acompasada contra mi nuca.

Tú duermes y a mí, mientras tanto, se me resquebraja el corazón al verte descansar como si nada te preocupara. Siento como si mi interior se llenara de agua y empezara a ahogarme desde dentro.

¿No tienes miedo de volver una noche y no encontrarme aquí? ¿No temes que un día tengas que sentarte a esperar mi regreso y veas pasar las horas, lentamente, hasta el amanecer, sin tener noticias mías?

Siento nostalgia de tus besos. Pero no de aquellos depositados por inercia, como si estuvieras programado para inclinarte y rozar mi boca con tus labios. No.

Añoro los besos de verdad, aquellos durante los cuales te pegabas a mí como si acariciarme no fuera suficiente y necesitaras fundirte conmigo.

Desearía volver a ver en ti esa mirada de adoración, aquella de cuando parecía que no podías pensar en nada más que no fuera yo.

Ahora son contadas las veces en las que me miras a los ojos. ¿Te da miedo ver reflejados en ellos tu propia indiferencia?

Sigues durmiendo. No sé por qué me extraño. Los tiempos en los que parecíamos poder leernos el pensamiento pasaron hace muchos años.

Me gustaría que al abrazarme pudieras sentir lo mismo que yo.

Quizá crees que como no digo nada todo va bien. Ojalá tuviera el valor para decirte a la cara lo que pienso mientras tú huyes a refugiarte en tu almohada.

Sin embargo, tengo miedo de empezar a hablar y que tus abrazos no puedan seguir abarcando este matrimonio.

Musas del día a día

En la mitología griega las musas eran una clase de ninfas o diosas que inspiraban a los artistas, ayudándoles a crear sus obras (más información aquí ).

Por eso en la actualidad, cuando se está haciendo algo artístico que requiere inspiración y te quedas en blanco, a menudo se dice que se te ha ido la inspiración o que la musa te ha abandonado.

Fuera de la mitología, la musa puede ser personificada en un ser humano. Son muchas las historias del artista (por lo general un hombre) que se inspira teniendo cerca a una mujer concreta, la cual tiene como su musa. Normalmente es la mujer que aparece en los cuadros del pintor, aquella a la que el músico dedica sus composiciones, a la cual van dirigidas los poemas o cartas de un escritor, etc...

Sin embargo, la musa, entendida como aquello que inspira a un artista, no tiene por qué ser una mujer ni un hombre, ni siquiera cualquier otro ser vivo. La inspiración puede llegar de cualquier parte: de una canción, de un paisaje, de un objeto... cualquier cosa que nos active ese algo en el cerebro que nos haga crear podría ser considerado una "musa".

Esta entrada viene a raíz de algo en lo que suelo pensar a menudo y que ayer encontré, precisamente, reflejado en parte en la entrada de otra compañera bloggera, la cual os invito a leer aquí. Ella habla de un objeto, concretamente una espada, en su caso, que le ayuda a inspirarse a la hora de escribir y me llamó la atención porque yo también tengo mis cosillas que me hacen las veces de musas particulares y sin las cuales me cuesta más crear.

En mi caso se trata de dos cosas: la primera es una figura de un dragón, la cual está relacionada de alguna forma con la historia que desarrollo en mi novela. Me gusta tener la figura cerca del ordenador, a la vista, cuando escribo y me ayuda mucho quedarme mirándola unos segundos cuando me bloqueo momentáneamente. No tiene explicación, simplemente supongo que de algún modo, como he dicho antes, logra que se active algún mecanismo extraño en el cerebro, que las neuronas se conecten mejor o a saber qué ;) el caso es que funciona.

La otra cosa que me ayuda a inspirarme no es algo material, se trata de la música.
Por lo general siempre intento tener música de fondo cuando escribo. Normalmente canciones sin letra, sólo instrumental, o como mucho con la letra en inglés, de otro modo puede ser contraproducente ya que me despisto atendiendo a la letra (en ocasiones en cambio, según la letra, puede que también ayude a inspirar, claro). Pongo la música a un volumen bajo, porque al igual que me cuesta leer si oigo música a un volumen alto, escribir también, y a menudo me encuentro vislumbrando mentalmente a mis personajes con la música de fondo, en plan banda sonora, es entretenido :)

(Otro ejemplo de "musa" que suele inspirarme ;) :


Y es un hecho que esto funciona. Sea real o sea algo psicológico, en plan placebo (crees que funciona, te convences de ello y por eso te funciona) el caso es que ayer estaba bloqueada y recordé que la figura del dragón me había ayudado anteriormente, así que esta mañana, antes de sentarme a escribir, fui a buscarla, la dejé junto al ordenador, estuve unos minutos mirándola, me puse música... y he logrado escribir varias páginas más.

Llamadme loca, friki, o lo que sea, el caso es que me ayuda, y eso es lo que cuenta, y seguro que todos tenemos una musa particular que nos inspira :P

¿Cuál es la vuestra? ;)

martes, 14 de julio de 2009

Cuando el final era la parte más sencilla de escribir

Echo de menos aquellos tiempos en los que el comienzo y desarrollo de una novela era lo más complicado de escribir y el final se convertía en el descenso de una gran cuesta.
Me pasaba de pequeña, por ejemplo cuando nos mandaban escribir algún relato en el colegio: me costaba empezarlo, la cosa se complicaba más durante el desarrollo de la trama pero cuando llegaba la hora de resolverlo todo, esa era la parte más sencilla.
El final se trataba simplemente de poner fin a todo, de que el protagonista llegara sano y salvo a su destino, de que los prisioneros fueran rescatados... era sencillo.

Sin embargo, ahora me doy cuenta de que los finales no son tan simples, y menos aún si, como en mi caso, la historia está pensada para ser continuada en un segundo y tercer libro. Eso lo hace más fácil en parte, porque no es necesario que de respuesta a todas las preguntas ahora, algunas serán respondidas en los siguientes, pero aún así es necesario un final.

Lo curioso es que no se trata de que no sepa qué poner, tengo claro cómo quiero que termine, todo lo que va a pasar, pero escribirlo me está costando más que el resto.
He decidido que voy a aplicar mis propios consejos y escribir sin detenerme, sin parar a ver si esto queda bien o si aquello quedaría mejor, y una vez termine lo repasaré y cambiaré todo lo que sea necesario.

Conozco escritores que han escrito libros en 2 o 3 meses y, la verdad, me fascina. Supongo que es cuestión de centrarse y dedicarle más tiempo. Y seguro que si la editorial te da un plazo máximo de entrega eres capaz de hacer maravillas y poner a tu musa a trabajar a tiempo completo ;)

¿Cuánto tiempo tardásteis en escribir vuestra primera novela?

En fin, me vuelvo a la mazmorra a domar a este final rebelde que yo también me he auto-fijado un plazo, o meta, como queráis llamarlo: el 31 de Agosto de este año mi novela tiene que estar terminada (como mínimo) y revisada. ¡A ver si lo logro!

domingo, 12 de julio de 2009

Dudas y miedos de "novel"

El viernes por la tarde me pasé por El Corte Inglés de aquí de Murcia, por la sección de libros concretamente, y me entró el pánico.
No recuerdo si había hablado de ello aquí pero el libro que estoy terminando de escribir, mi primera novela, aunque no se centra sólo en ellos sí que está relacionado en gran parte con el tema de los vampiros.

Por ello, mi preocupación surgió al comprobar que en la zona de libros, como se suele decir, "das una patada y te salen 10 libros de vampiros".
Temo que cuando termine el libro (este verano si todo va bien) y lo mande a las editoriales, éstas no se interesen por él porque el mercado está saturado de novelas "vampirescas" ahora mismo.
Y me fastidia especialmente porque el libro empecé a escribirlo hace años, en el 2004, y aunque no me arrepiento de no haberlo terminado entonces porque he madurado mucho desde ese año, no sólo interiormente si no en cuanto a la forma de expresarme por escrito, me preocupa pensar que después de tanto tiempo dedicado al libro ahora nadie le de una oportunidad porque el tema esté muy trillado. (Lo mejor de todo es que recuerdo haber pensado en el 2004, que el tema ya estaba "muy trillado" entonces. Ironías de la vida ;) )

Admito que me desanimé bastante pero aún así estoy decidida a seguir adelante con el libro. Si alguien tiene que darme un no, serán las editoriales, no voy a dármelo yo misma antes de probar suerte. Además, estoy convencida de que mi novela, si alguien le da una oportunidad, podría llegar a tener éxito y no ser "otra novela más de vampiros".
No es como Crepúsculo ni lo pretendo (pero ojalá se vendiera como mínimo la mitad de bien, ¡claro!). Aunque pueda gustar a ese público, mi novela está dirigida hacia un lector más adulto. La trama no se le parece y el enfoque que planteo del mito del vampiro es distinto, más realista, por lo que creo que a ese respecto es original.
Si hay alguna editorial que quiera apostar por una historia distinta, creo sinceramente que debería dar una oportunidad a la mía. Además de que mi novela puede gustar por igual tanto a los fans de los vampiros (que ahora parecen ser muchos) como a los que conocen de ellos poco más que lo relacionado con Drácula.

Bueno, terminaré aquí mis divagaciones, sólo quería exponer mis miedos en relación con el tema de mi novela y al final estoy medio auto-promocionándola... será mejor que me reserve para cuando llegue el momento de escribir a las editoriales.

Debería apellidarme Palomo: yo me lo guiso, yo me lo como ;)

sábado, 11 de julio de 2009

El temido "bloqueo del escritor" y su hoja en blanco

Un título impactante, ¿eh? Estoy segura de que podría ser uno de los candidatos perfectos para una novela de terror enfocada a los escritores ;)
Los escritores que me lean seguro que saben a qué me refiero, o por lo menos la mayoría ya que, aunque me cuesta creerlo, supongo que también habrá afortunados que nunca hayan sufrido este problema.
Yo me he enfrentado a él en más de una ocasión.



Se trata de ese momento en el cual te sientas frente a la hoja en blanco y la miras, y ella te mira, y tú le devuelves la mirada, intentas plantarle cara escribiendo unas cuantas palabras y la hoja se rebela en todo su níveo esplendor como un potro salvaje luchando por deshacerse de la carga sobre su lomo. Borras lo escrito, porque en algún lugar de tu cabeza te parece oír las burlas de imaginarios espectadores leyendo sobre tu hombro, y vuelves a mirar la hoja hasta que, mutuamente, os matáis del aburrimiento.

No sé si todos pondrán la misma solución a este terrible problema, pero yo me ceñiré a mi caso.
A continuación expondré mis consejos con la esperanza de que puedan servirle de ayuda a otros escritores dada la situación (y ojalá nunca los necesitéis).

¿Cómo enfrentarse a la hoja en blanco?

Si intentas empezar a escribir una obra (ya sea novela, relato, cuento...), en primer lugar es recomendable que tengas claro lo que quieres escribir.
Ya lo dije en una entrada anterior, pero aquello que suelen enseñarnos de pequeños en el colegio, cuando nos mandan escribir alguna historia o diferenciar las partes de una ya escrita, lo de "planteamiento- nudo- desenlace", es muy útil a la hora de desarrollar una historia.

Lo primero que deberías saber es sobre qué quieres escribir, el tema acerca del que tratará tu obra (seres sobrenaturales, aventuras medievales, algo más futurista, quizás más cotidiano... El límite está en tu imaginación).

Cuando ya tienes el tema, es el momento de ser más concretos, de empezar a pensar en la trama, de qué va a ir la historia, qué vas a contar (una niña que va a ver a su abuelita y se encuentra con un lobo, un niño que cuando crece descubre que tiene poderes mágicos y tiene que enfrentarse a un peligroso mago, una chica huérfana criada con sus malvadas hermanastras de la cual se enamora un príncipe... éstos son sólo ejemplos de historias que la mayoría conocemos).

Bien, elegidos tema y trama argumental, sería recomendable hacer un esquema general de la historia. Ahora es cuando nos sirve lo del "planteamiento, nudo y desenlace".
No estoy diciendo que sea indispensable tener por escrito ésto pero yo lo recomiendo ¿por qué? por una razón muy sencilla: porque cuando empiezas a escribir, a menudo te pierdes. Cuando las ideas te surgen una tras otra y quieres introducirlas todas en la historia, llega un momento en el que es fácil perder el rumbo y acabar por, como suele decirse, "irse por los cerros de Úbeda", o lo que es lo mismo: dar rodeos y salirnos de la trama y acabar aburriendo al lector añadiendo datos y más datos que le alejan de la historia principal que queremos contar.

Por eso yo aconsejo escribir en una hoja un resumen del planteamiento (en él, normalmente, se presentan a los personajes y se sitúa la acción), el nudo (suele ser cuando se desarrolla la mayor parte de la acción) y el desenlace (cuando se resuelven todos los problemas de la historia, los planteados en el nudo. El final).
Lo normal es que una historia, especialmente si se trata de una novela o un cuento (me ciño a aquello que yo escribo) tenga esas partes más o menos diferenciadas.

Una vez tienes claro todo lo anterior, es el momento de preguntarse si tienes la suficiente información para escribir, si sabes lo suficiente sobre el tema en cuestión (aunque ésto iría más encaminado a escribir novelas, que suelen ser extensas).
Puede parecer obvio, pero a veces no lo es tanto. Por ejemplo, en mi novela toco el tema de los vampiros (sí, ahora no es nada original pero cuando la empecé, en el 2004, lo era ;) ) y al comenzarla sabía bastante sobre vampiros. Pero en la historia también hablo de varios personajes históricos reales y de siglos anteriores al nuestro y, aunque yo creía que conocía lo suficiente sobre ellos, cuando empecé a documentarme vi que lo que sabía era el 40% de lo que se puede saber. La documentación comenzó en el 2004 y a día de hoy todavía sigo aprendiendo cosas.

Así pues, recomendación antes de escribir: documéntate. Incluso si no quieres narrar algo real, documéntate por si hay alguien que ya haya escrito sobre lo mismo, por extraño que te parezca "great minds think alike", o lo que es lo mismo: "las grandes mentes piensan igual" ;)..
Puedes buscar información en libros, por internet, en periódicos, incluso en el día a día. (Si quieres escribir sobre algo histórico: no te contentes con lo que encuentres por internet; ve a bibliotecas o cómprate libros sobre el tema, ya que la información que puedas encontrar en la red, a parte de que puede ser errónea, siempre será más escasa que la que puedas obtener de un libro especializado.).

Y eso es todo a grandes rasgos, cuando tengas lo anterior ya estarás preparado para enfrentarte a la hoja en blanco y tendrás un 99% de posibilidades de salir victorioso de la batalla (si entras en el 1% restante puede que necesites simplemente buscar otro tema con el que te sientas más cómodo :) )

En cuanto al "bloqueo del escritor", éste es el caso que más veces me ha ocurrido a mí. Se trata de esos momentos en los que, cuando ya has empezado la historia y la llevas más o menos avanzada, parece que no sabes cómo seguir o nada de lo que escribes te gusta lo suficiente.


Mi recomendación para esas ocasiones es: no dejar de escribir, aunque cueste. Escribir aunque sea un párrafo al día sólo, aunque no te convenza del todo, pero escribir algo todos los días.

También recomiendo no detenerse demasiado en cada cosa que se escribe, en realidad recomendaría no detenerse nada en lo que se escribe.
A lo que me refiero es a no cuestionar cada frase preguntándonos si suena bien o mal, comprobando si hemos repetido palabras o si quedaría mejor usando otras.

Cuando escribes es para describir la historia que tienes en tu mente, plasmarla en la hoja como quien está viendo una película y la quiere relatar por escrito. Lo mejor es no detenerse a mirar las posibles faltas ortográficas, la sintaxis, etc., porque si no, el camino se hace interminable y se pierde un tiempo precioso. Lo mejor es escribir "de un tirón" porque una vez terminada la historia tendrás todo el tiempo del mundo para revisarla una y otra vez, pasar los correctores ortográficos...
Es como cuando se esculpe o se pinta un cuadro, primero se empieza a crear el cuerpo de las figuras y luego se van añadiendo el color y todos los detalles decorativos.

Al escribir hay que ocuparse del cuerpo de la historia lo primero, ya habrá tiempo para la parte estética después.

miércoles, 8 de julio de 2009

De la hoja a la gran pantalla

Esto es algo de lo que he hablado con amigos en varias ocasiones y me he preguntado a mí misma otras tantas: si me propusieran hacer la película de una de mis novelas ¿accedería?

Yo creo que mi respuesta es: depende.

Mentiría si dijera que nunca he soñado con llegar a ver la historia de mi novela trasladada a la gran pantalla, poder ver a los personajes salidos de mi mente convertidos en seres de carne y hueso, oír salir de sus bocas las palabras que yo he plasmado por escrito y recorrer con la vista los escenarios que describo.
Todo eso me encantaría y sería una de las cosas que más ilusión me haría después de la publicación de mi libro. Y no sólo ya por el hecho de ver una película basada en un producto propio si no porque también significaría que mi libro ha gustado a muchísima gente y me sentiría muy feliz por ello.

Sin embargo me daría miedo vender los derechos de mi libro para hacer la película porque entonces todo estaría en manos de los que la hicieran.
En caso de que me ofrecieran hacer la película de mi libro pondría como condición tener voz y voto en el proceso de creación de la misma. Obviamente los profesionales del cine sabrán más que yo sobre su trabajo, y yo no me metería en eso, pero me gustaría, si fuera posible, ocuparme de escribir el guión de la película (aunque luego fuera supervisado por algún guionista que sepa más de eso) y que se tuviera en cuenta mi opinión para la elección de, por lo menos, los personajes más importantes.

Por esta razón mi respuesta a si dejaría que llevaran mi libro a la gran pantalla es: depende. Supongo que a todos los escritores les pasa pero para mí, mis personajes son muy importantes. La mayoría (si no todos) tienen partes de mi y no me gustaría arriesgarme a que los destrozaran realizando una mala adaptación por ser incapaces de introducirse en la historia por completo, sería como una violación de mi propia persona.

Pero bueno, de momento es muy muy pronto para preocuparse por esto (más aún existiendo la posibilidad de que nunca se llegue a publicar mi novela o que, en caso de que se publique, no tenga éxito), simplemente quería comentar algo que, supongo, todos los escritores se han preguntado alguna vez.

Puede sonar ingenuo y quizás con el tiempo cambie de opinión (espero que no) pero ahora mismo no me arriesgaría a destrozar una creación propia vendiéndola al mejor postor a cambio de dinero o fama.

martes, 7 de julio de 2009

Los lectores preguntan ( I )

Hoy voy a responder un par de preguntas que los lectores que han sufrido alguna de mis novelas o relatos me han hecho alguna vez y que seguro que a cualquier otro escritor (o proyecto de, como en mi caso) también le resultan familiares.

La primera pregunta es:

¿Tienes toda la historia desarrollada en la cabeza antes de ponerte a escribir? ¿La trama ya concebida? ¿O te va saliendo según escribes?

Antes de sentarme a escribir tengo más o menos clara, en mi cabeza, la trama general de la historia, lo que en mis tiempos de colegio solía llamarse: planteamiento, nudo y desenlace.

Tengo claro de qué va a ir la historia, quién/quiénes van a ser los protagonistas, algunas situaciones por las que van a pasar y más o menos cómo acabará todo.
Sin embargo,dejo mucho margen para que, como dije en la entrada anterior, los personajes "me vayan guiando" a través de la trama y vayan surgiendo diversas situaciones que hasta entonces no tenía previstas.

Es decir, la idea general la tengo ya establecida con anterioridad, pero los detalles y las diversas escenas que van a ir sucediéndose no, van surgiendo, bien conforme voy escribiendo, bien en los descansos cuando no estoy sumergida en el libro: por ideas que van llegando a mi mente a partir de otros libros que leo, películas que veo o situaciones que me ocurren en la vida diaria.

Cuando te dispones a escribir, ¿te sientas con todo preparado para no levantarte en horas?, es decir, bebida, tentempié, etc.

Nooo, ¡que va! Si me quedara horas escribiendo sin levantarme para nada acabaría destrozada, me dolería todo, jajaja
Además de que no es recomendable estar horas haciendo algo que requiera un esfuerzo mental (escribir, estudiar, etc) sin realizar ninguna pausa, porque el cerebro también necesita descansar, de lo contrario llega un momento en el que te saturas (por lo menos yo) y ya no sabes ni lo que estás haciendo.

Por lo que no..., cuando me siento a escribir no tengo provisiones cerca, de hecho, las dejo en el frigorífico adrede para tener una razón para levantarme cada 30 minutos o tres cuartos de hora o como mucho una hora. Me levanto, recorro el pasillo estirando las piernas, bebo agua, si lo necesito voy al baño, hago alguna cosilla de la casa que esté pendiente de hacer o consulto el correo electrónico o cosillas así, y regreso a seguir escribiendo.
Es como con la publicidad durante una película, sólo que aquí durante un libro :)

lunes, 6 de julio de 2009

¿Los personajes de una historia cobran vida al escribirla?

Estaba escribiendo el final de mi novela cuando me ha asaltado repentínamente una pregunta que me han hecho alguna vez y que he leído, otras tantas, en entrevistas a escritores.

Hay mucha gente, por lo general no escritores, que se pregunta si los personajes creados para una historia van ya "predefinidos" con una personalidad concreta y con un camino fijo a seguir o si, por el contrario, se van desarrollando conforme avanza la historia, pudiendo incluso llegar a cambiar el curso de ésta.

Bien, yo soy de la segunda opinión pero también he leído respuestas de autores que opinan que eso es un tópico totalmente falso y que quien lo afirma sólo lo hace porque "suena bien".
Supongo que, como se suele decir: "cada maestrillo tiene su librillo" y que el proceso de creación no fluye de igual manera para todos pero yo quiero confirmar que lo de los personajes que adquieren "vida propia" en una historia NO es un tópico, mi caso es un ejemplo que lo demuestra.

Si bien es cierto que cuando me siento a escribir tengo una idea general de lo que va a pasar y también una idea de cómo son los diferentes personajes en cuanto a aspecto físico, personalidad, etc..., también es cierto que son los propios personajes los que mejor se me van presentando por sí mismos.
Me explico, antes de empezar a escribir tengo una imagen mental de cada personaje, como si los viera en una película dentro de mi cabeza. Sé que aspecto tienen, cómo visten, conozco situaciones generales de su vida (dependiendo de lo importante que sea el personaje sé más o menos acerca de él) y tengo una idea general de su forma de ser.
Sin embargo cuando empiezo a escribir me sumerjo por completo en esa "película" volviéndome espectador de ella, y son los personajes quienes, como por sí mismos, van mostrándome cómo reaccionan ante las distintas situaciones que yo les planteo.
Me ha sucedido en varias ocasiones que yo tengo una escena planeada en mi cabeza pero al escribirla me encuentro con que algo "chirría", que no encaja la reacción de este o aquel personaje en dicho momento, y tengo que dejarme llevar y cambiar la forma en la que se comporta.
También me ha ocurrido que un personaje que en un primer momento era secundario o terciario acaba pasando a formar parte del elenco protagonista.


Recuerdo una vez, hace unos meses, que una persona me preguntó por el pasado de un personaje de mi libro y por la razón por la cual hace una cosa. Se sorprendió y luego rió cuando le respondí: "todavía no lo sé, no me lo ha dicho".

Dejando a un lado el aparente sinsentido de la respuesta, en el fondo es la verdad. Sí, es el escritor quien tiene que responder, obviamente el personaje no me va a decir nada literalmente, pero son ellos mismos quienes se describen conforme van "reaccionando" a partir de las características que el autor les da.

Entonces, ¿los personajes de una historia cobran vida al escribirla?

En mi caso la respuesta es sí, totalmente, y creo que el verles como seres "vivos" aunque sea como personajes de la película que tienes en tu cabeza, ayuda mucho y hace que el lector pueda acercarse también más a ellos.

domingo, 5 de julio de 2009

Última fase de mi primera novela

Estoy a punto de retomar mi novela para... ¡terminarla!
Sí, parece ser que tras... ¿cuánto han sido? 5 años creo, por fin el final va a ver la luz.

Bueno, para ser totalmente sinceros, no es que lleve cinco años escribiendo la novela. La comencé en el año 2004, cuando la historia era parecida a la actual pero ligeramente distinta. Luego la modifiqué, variando la trama en un intento de hacerla más original, pero el resultado no terminó de convencerme y el año siguiente perdí el interés por la historia y la dejé abandonada un tiempo.
Durante los años restantes hasta 2009 fui añadiendo alguna que otra cosilla a la historia, pero no fue hasta este año que la retomé con más ganas que nunca.

Una anécdota curiosa es que las ganas de continuarla me llegaron después de ver la última película de la saga de Underworld. Lo curioso de eso es que la película no me gustó nada, pero sin embargo fue el catalizador que me recargó las pilas y logró que desde ese día estuviera totalmente centrada en terminar mi novela. Sí, la historia de mi novela tiene relación con vampiros, como la citada película, así que supongo que quizás, en cierto modo, se me pasaría por la cabeza aquel dicho "si quieres algo bien hecho, tienes que hacerlo tú mismo" ;)

El caso es que aquí estoy, dispuesta a llegar hasta el final esta vez. El plan es terminar de escribir el final y corregir todo lo que necesita ser corregido, tanto de faltas gramaticales como de contenido, durante los meses de Julio y Agosto de este año, dejarlo reposar un poco y, si es posible, empezar a contactar con editoriales y agentes a finales de año, a partir de finales de septiembre u octubre.

Mientras tanto sigo documentándome, que nunca se sabe lo suficiente sobre algo, y de paso recopilo más información para las secuelas y precuela de la novela. Obviamente todo depende de que la primera, en la que estoy trabajando, se venda bien y alguna editorial quiera publicar el resto, pero como pensando en negativo consigo menos que siendo positiva, pensaremos que todo irá bien :)

sábado, 4 de julio de 2009

Otro relato publicado en Aurora Bitzine

Pensaba que ya había publicado una entrada sobre esto pero parece ser que no así que, aunque ya hace tiempo de ello, lo pongo ahora.

El año pasado, en el mes de Junio, me publicaron otro relato en el número 71 de la revista virtual Aurora Bitzine.
En esta ocasión el relato era de "terror" (lo pongo entre comillas porque, aunque lo calificaron así, yo pienso que la palabra "terror" le queda algo grande). El título del relato "Hora de tu muerte: 23:55". Os dejo con la sinopsis y el enlace al mismo:

Hora de tu muerte: 23:55

Por lo general poca gente suele tomarse su horóscopo en serio, aunque la mayoría, pese a todo, no podemos evitar echarle un vistazo.
Pero, ¿qué pasaría si un día leyeras que vas a morir antes de las 12 de la noche? ¿Seguirías sin darle importancia?

http://www.aurorabitzine.com/articulos/758.php

El relato lo publicaron el año pasado pero lo escribí en el año 2007. Como todo lo que he escrito hace más de un año, tiene muchos fallos e imperfecciones que en su momento no le vi pero ahora sí que encuentro (entre ellas la sinopsis, la cual he modificado en esta entrada).
Pero bueno, forma parte de mi proceso de evolución dentro de la literatura así que me parece importante dejar constancia de él :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...